Las verduras más faciles para cultivar en casa

Cada día son más la personas que deciden cultivar su propio huerto. A veces la razón es que nos resulta complicado poder comprar fruta y verdura ecológica. Otra veces se debe a querer disfrutar de la cercanía de la naturaleza y obtener tus propios alimentos. En cualquier caso, puede ser más fácil de lo que piensas plantar algunas verduras ecológicas en un pequeño terreno o en tu terraza.

Por ello, te queremos mostrar algunas de las verduras más fáciles de cultivar en casa:

Tomates:

Debido a su facilidad de cultivo, y también porque para muchas personas se trata de un sabor muy difícil de encontrar en los mercados y que echamos mucho de menos, los tomates son unas de las plantas más cultivadas para quien se inicia con su propio huerto urbano.

Es necesario buscar un lugar soleado y regar en pequeñas cantidades pero con frecuencia, para mantener húmeda la tierra. Los tomates cherrys también son sencillos de cultivar y no precisan de mucho espacio.

Zanahorias:

Las zanahorias son otra de las hortalizas que se cultivan de forma fácil en nuestro huerto. Es necesario mantener la humedad de la tierra, pero cuando empiezan a crecen pueden distanciarse más los riegos.

Lechugas:

Plantar unas verduras tan agradecidas y de rápido crecimiento como las lechugas puede ser toda una satisfacción. Es todo un lujo poder disfrutar de una rica y crujiente ensalada verde recién recogida de nuestra huerta.

Aunque necesitaremos algo de espacio, ya que las semillas deben plantarse con 20cm de separación entre ellas y unos 50cm de separación entre filas, y mantener una humedad constante, entre tan sólo 20 y 80 días después de que germine la semilla, dependiendo de la variedad, podremos recolectar nuestras propias lechugas.

Pimientos:

Si dispones de un terreno soleado, puedes plantar también de forma sencilla tus propios pimientos. Necesitarás plantarlos a una profundidad de entre 40 y 50 cm, y mantener un riego constante. La mejor época para plantarlos es mediados de primavera, y se podrán recoger los pimientos a mediados de septiembre.

Hierbas aromáticas:

Para quien se inicia en la jardinería, las hierbas aromáticas son siempre una opción estupenda. Se pueden cultivar en pequeñas macetas, y aparte de dar un aroma fantástico a nuestra terraza, tendremos siempre a mano nuestras propias hierbas aromáticas para añadir a nuestros platos.

La mayoría necesitan mucha luz, aunque es mejor que no estén expuestas directamente al sol. Las más típicas de climas mediterráneos, como el tomillo, romero, etc. necesitan menos riego que otras como la albahaca, el perejil, la menta…

Disponer de un ramillete de albahaca fresca, aparte de espantar a las moscas, nos permite elaborar un rico y aromático pesto casero en un momento.Y además es sencilla de cultivar.

De forma similar podemos plantar unos cuantos ramilletes de perejil, que nos permitirán aromatizar platos y guisos. Se trata de un ingrediente que no falta en ninguna cocina y que puedes plantar en poco espacio en tu propia casa.

Las posibilidades son muchas, y la satisfación de poder disfrutar de tus propios productos ecológicos es tremenda.

Pero no siempre es posible tener tu propio huerto, por problemas de espacio, o debido al ritmo en que se vive en las ciudades. En ese caso, recuerda que en Mumumío puedes disfrutar de fantásticas cestas de frutas y verduras ecológicas directamente en tu casa o en la oficina.

Publicado por: Ana Gómez

Dejar un comentario

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes
Posicionamiento web SEO