El ajo, potente alimento antioxidante.

El zumo de ajo actúa como un potente antioxidante natural con diversas propiedades medicinales que puede ser que no conozcas.

La historia sobre los beneficios para la salud del ajo comienza hace 3.500 años, cuando Hipócrates, el padre de la medicina, fue el primero en escribir que el ajo era una excelente medicina para eliminar los tumores. El ajo fresco tiene muchos componentes activos. Una de ellos es la alicina (inhibe el crecimiento de células cancerosas) y el azufre (un importante nutriente para la piel), el principal responsable de la potencia del ajo como antibiótico, antiviral y fungicida que se utiliza para:

  • Mejorar el sistema inmunológico
  • Desintoxicación de metales pesados
  • Ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer
  • El tratamiento de la hipertensión arterial, la reducción del colesterol, la gripe y los resfriados, los trastornos digestivos, el insomnio, las enfermedades del hígado, la sinusitis, úlceras y la candida.

Los investigadores médicos de los Estados Unidos y Oxford (Inglaterra), han demostrado que la alicina (que es un fuerte agente antibiótico producido cuando un diente de ajo fresco machacado o masticado) reduce los niveles de colesterol total de un 12% a un 40% cuando se consumen importantes cantidades de alicina en un periodo de seis semanas.

Estudios recientes sobre el ajo han demostrado que elimina varios tumores, disminuye los niveles de azúcar en la sangre, reduce las grasas dañinas en la sangre y evita la obstrucción de las arterias. Los investigadores también han demostrado que la alicina actúa como un antioxidante muy potente y anticancerígenom y es un estimulante excelente del sistema inmunológico.

El ajo es bueno para prácticamente cualquier enfermedad o infección. Es muy beneficioso para nuestro sistema inmunológico, ya que es antiviral, antihongos, y antibacteriano. Una de las mejores cosas del ajo, es que a diferencia de los antibióticos sintéticos, las bacterias, virus y hongos no ofrecen resistencia a él. El ajo mata o mutila al menos 72 formas infecciosas de bacterias.

En un estudio de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores demostraron que comer ajo parece incrementar nuestra fuente natural de sulfuro de hidrógeno, que actúa como antioxidante y transmite las señales celulares que relajan los vasos sanguíneos y aumentan el flujo sanguíneo. En un reciente estudio realizado por la Universidad de Alabama en Birmingham, los investigadores extrajeron zumo de ajo de supermercado y le añadieron en pequeñas cantidades a glóbulos rojos humanos. Las células de inmediato comenzaron a emitir sulfuro de hidrógeno.

Los estudios de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill demostraron que las personas que consumen ajo crudo o cocido se enfrentan regularmente a la mitad de riesgo de cáncer de estómago y dos tercios el riesgo de cáncer colorrectal que las personas que comen poco o nada. Sin embargo, sus estudios no mostraron que los suplementos de ajo tuvieran el mismo efecto.

Para maximizar sus beneficios sobre la salud, se debe aplastar el ajo a temperatura ambiente y dejarlo reposar por unos 15 minutos. Esto desencadena una reacción enzimática que aumenta los compuestos saludables del ajo. Es mejor comerlos crudos porque la cocción mata algunas propiedades anti-cancerígenas y hay registros de casos de cáncer donde fue derrotado con un buen programa de desintoxicación y cantidades de ajo solamente.

Como puedes ver, el ajo es uno de los curadores más potentes y fiables que se conocen. Es un poderoso antibiótico que elimina infecciones, mejora la salud y aumenta la energía. Debes de comer por lo menos tres dientes de ajo fresco todos los días. Aunque pueda parecer excesivo tanto consumo de ajo, es más sencillo ingerirlo si lo agregas a tus zumos o batidos.

El zumo de ajo es difícil de extraer, a menos que se tenga una licuadora de alta calidad. Una licuadora de calidad puede dejar su pulpa prácticamente seca. En su defecto, también se puede prensar el ajo y agregarlo al zumo. Comienza con una cantidad muy pequeña de ajo o de lo contrario te resultará el sabor demasiado fuerte. Una solución es usar un diente muy pequeño para controlar el sabor y acostumbrarte a él. La primera vez que agregué ajo a mi zumo, tuve una mezcla de sensaciones. El sabor era algo nuevo, diferente pero bueno. Ahora disfruto realmente de él.

El ajo se puede comer con todo lo verde. También ofrece un buen sabor combinándolo con frutas como naranjas, pomelos, anana o manzanas. Experimenta y busca la combinación que te guste. Trata de incorporar el ajo a todas tus recetas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario