Limpieza del hígado con aceite de oliva

Esta popular y antigua técnica permite remover y expulsar los residuos tóxicos del hígado, aunque con menor eficiencia que la limpieza profunda. Consiste en ingerir durante al menos 15 días seguidos, dos cucharadas de aceite extra virgen en ayunas. Es conveniente adicionar unas gotas de jugo de limón al aceite de oliva, a fin de facilitar su asimilación.

Durante estas dos semanas, se sugiere comer liviano y frugal, acompañando con infusiones de hierbas hepáticas. En caso de presencia de cálculos vesiculares y/o molestias, se recomienda utilizar una sola cucharada diaria, a fin de disminuir la intensidad de los movimientos.

Pobladores de zonas productoras de olivo, suelen sostener durante todo el año el hábito de iniciar la jornada tomando una cucharada de aceite de oliva. Es ideal acompañar esta costumbre con la ingesta de manzanas o jugo de esta fruta, lo cual garantiza el ablandamiento de los cálculos y evita el riesgo de cólicos a causa de su desplazamiento por los estrechos conductos biliares.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario